martes, 11 de agosto de 2009

Suprematismo










LA ENERGÍA DINÁMICA DE LA ARQUITECTURA SUPREMATISTA-INTRODUCCIÓN
La abstracción geométrica tubo su origen durante los años veinte del siglo pasado, como una reacción contra el impresionismo, utilizando elementos geométricos de acuerdo a principios no muy rígidos, en sus concepciones el orden conceptual es de mayor importancia ante lo sensorial, ya que, no acepta la copia de la naturaleza, sino una armonía paralela a ella interpretada con sus propias leyes y normas, derivadas del pensamiento matemático.
Algunos de los representantes de la EXPRESION ABSTRACTA, se inspiraron en la teoría de la sección áurea, otros en la estructura de las composiciones musicales que se fundamentaban en la base cifrada, y algunos más se fundamentaron en la estructura de la música dionisiaca. La base del color y las leyes de la geometría propuestas por Pascal, constituyeron la importancia y fundamento de la obra de artistas de esa época. Perfección en el uso del lenguaje geométrico y objetivo fue la propuesta de los maestros del arte STIJL.



La influencia de la abstracción geométrica, se manifestó durante varias décadas, siendo sus principales representantes: Léger, Delaunay, Kupka, Kandinsky, Malevich quien escribió el libro Mundo sin objetos (1927), Mondrian, Van der Leck y Albers, enlace entre las tendencias de la abstracción geométrica de América con sus antecedentes europeos. A Seurat y Cézanne se les consideró los primeros representantes de este lenguaje artístico que buscó interpretar el universo desde sus propias leyes. (fuente: www.sepiensa.org.mx/contenidos/pintura/cpmovi.html)

EL MUNDO NO OBJETIVO
Antes de llegar a la abstracción geométrica, el cubismo ((del latín cubus, cubo). Tendencia artística fundad por P. Picasso y G. Braque (a partir de 1907 aprox.), en la cual los objetos no se reproducen según la impresión óptica que presentan, sino descompuestos en formas geométricas. Se diferencia entre el “cubismo analítico” -más o menos hasta 1911- y el “cubismo sintético” -desde 1912 hasta mediados de los años veinte) para Malevich fué la lección que le sirvió para alejarse de la percepción del objeto y encontrar el camino al Mundo sin objetos. En una etapa posterior aprendió los métodos del cubismo analítico, la descomposición de las superficies en sus elementos y en 1913 da el primer paso al cubismo sintético, con la técnica del collage (entendido como una composición pictórica realizada por el prodecimiento de pegar total o parcialmente sobre el lienzo o tabla diversos materiales cotidianos. Los objetos pegados en el cuadro proporcionan realidad a la obra de arte. El lienzo bidimensional se convierte en un objeto de arte).
Si consideramos que la abstracción es un leguaje no figurativo, de la realidad se toma lo esencial y se abstrae lo secundario. Se considera una primera etapa de la abstracción (1900-1914) la representa Kandinsky. Su código es libre e intuitivo, trabaja con formas irregulares y con gran gama cromática. A Kandinsky le importa la mancha de color, la expresión y el movimiento.(fuente:www.spanisharts.com/history/del_impres_s_xx/arte_sxx/vanguardias1/l_pintarstracta.html)

Malevich publica en 1915 Manifiesto del Suprematismo, con él, se inicia en Rusia la abstracción geométrica. Mihail Larionov y Natalia Gontcharova publican en 1909 el Manifiesto Rayonista. Con Malevich y el Suprematismo se va caminando hacia una plástica pura en las artes figurativas. El uso restringido del color y las formas simples, caracterizan el Suprematismo. Después Rodchenko siguió la misma línea. (imagen: cuadrado negro y forma tubular blanca, hacia 1915-1916, considerado el principio, el primer cuadrado negro).

SUPREMATISMO
El Suprematismo –que proviene del latín Subtemus, Supremo- se considera como la tendencia estilística desarrollada por Malevich a partir de 1915, cuya forma básica es el cuadrado. Este nuevo símbolo permite reproducir sentimientos. Para expresar las sensaciones, se emplean formas geométricas puras y, por consiguiente, abstractas. El suprematista no observa, sino que siente el arte. (Imagen: composición suprematista, Malevich 1915).
Con el Suprematismo, Malevich reduce los elementos pictóricos al mínimo extremo -el plano puro, el cuadrado, el circulo y la cruz- y desarrolla un nuevo lenguaje plástico que podría expresar "un sistema completo de construcción del mundo" (Malevich). Se plantea con el Suprematismo, la tarea ingente de re-codificar el mundo, “Malevich dominó las condiciones de la existencia humana, de modo que pudo operar con un lenguaje cósmico para afirmar el orden global y las leyes generales del universo”. El sistema fue construido en toda su complejidad. Malevich escribió: "Las claves del Suprematismo me están llevando a descubrir cosas fuera del conocimiento. Mis nuevos cuadros no sólo pertenecen al mundo"."Cuadrado Negro no sólo retó a un público que había perdido interés por las innovaciones artísticas, sino que hablaba como una forma nueva de búsqueda de Dios, el símbolo de una nueva religión" (Sarabianov). (fuente: www.eha.boj.org/repositorio/biografias/m/msg00010.html).
EL CRANEO DEL HOMBRE ES TAMBIÉN EL COSMOS
Con la creación del cuadrado negro sobre fondo blanco (1913-1915), Malevich expresa la liberación de las artes de la dominación de los objetos, la liberación del mundo de la fuerza de gravedad, de la condición terrestre. Por otra parte trabaja también en otras obras cubistas casi futuristas donde sólo analiza y descompone en sus elementos a las formas, sino también el movimiento.
Las formas –no los objetos- se elevan, desmaterializadas, en un espacio libre, parecen sobrepasar los límites de la tela y volar, etéreas, hacia aquel infinito al que aspiraba Malevich. Al contrario Kandinsky, ve la concordancia de los objetos con los ritmos que se despliegan en el espacio de la tela, al igual que una frase musical se despliega en el tiempo.
Kandinsky, que escribió De lo espiritual en el arte: “Si desde hoy nos pusieramos a cortar todos nuestros lazos con la naturaleza, a despojarnos de ella sin vasilación ni retorno posible, a contentarnos exclusivamente con combinar el color puro y una cierta forma inventada, las obras que crearíamos serían ornamentales, geométricas, muy poco distintas a primera vista de una corbata o una alfombra”. Malevich le responde que el sistema suprematista que había inventado “se construye en el tiempo y en el espacio sin depender de bellezas estéticas, , de emociones o de estados de espíritu, sean los que sean; más bien es la síntesis filosófica coloreada de los nuevos movimientos de mis representaciones, en tanto que conocimiento”

Entendemos entonces que Malevich asciende hacia el cosmos, pasando de un estado estático al estado dinámico o cósmico. Donde la relación con el espacio es la que importa y no con los objetos, lo relaciona con la imagen del vuelo de los pájaros, es el momento esencial de la toma de conciencia suprematista y explica la liberación de los objetos de la gravedad. A partir de ese momento, los polvos intersiderales de lo sin objeto, la cuarta dimensión y el concepto de la relatividad espacial, se unen en un pensamiento puro del infinito que se materializa en alfombras voladoras pictóricas de colorido deslumbrante, como los suprematismos o masas pictóricas en movimiento, cada vez con estallidos más amplios y complejos, como verdaderos juegos de artificio. El propio nombre del movimiento, suprematismo, nos ofrece una idea transparente de sus objetivos: mostrar los estados supremos de la conciencia a través del supremo estado de la pintura que es la no-objetivación. La no-objetivación se distingue de la abstracción en que en ésta siempre se mantiene una relación con el objeto y es una interpretación del mundo relacionada con una representación. Lo material no desaparece, sino que se descompone y reconstruye siguiendo las leyes lógicas de la representación.
Supremus es una especie de plano de la ciudad visto desde un avión, donde aparecen las formas arquitectónicas que volvemos a encontrar en los proyectos de Arquitectonas. En efecto, estas combinaciones de formas rectangulares han sido la base de numerosos proyectos arquitectónicos. Es el momento en que Malevich proclama su entrada a la arquitectura.

SUPREMATISMO DINÁMICO
Desde 1915 el dinamismo y la energía determinan el arte de Kasimir Malevich. Sin embargo, él no pinta coches veloces ni aviones volando, sino la sensación no objetiva de la energía.
La realidad física moderna se define mediante ondas o emisiones. Para Malevich el espacio pictórico está definido por campos de fuerza, y las formas no objetivas de diferentes tamaños y cualidades cromáticas configuran la composición. (Imagen suprematismo dinámico num 57, 1916)
El suprematismo dinámico se dirige hacia lo infinito: “El artista (el pintor) ya no está ligado a una tela (a la superficie pictórica) y puede transferir las composiciones de la tela al espacio”, concluye Malevich en su manifiesto cósmico El mundo no objetivo, del año 1927.
Ahora entendemos su paso a la arquitectura, la conquista del Todo, el diseño de una arquitectura espacial. Arte y técnica, artista e ingeniero construyen el nuevo mundo.
El artista no ambiciona mejorar (del carro al ferrocarril, de éste al coche y finalmente al avión), sino que busca lo absoluto; EL ARTE CREA LA PERFECCIÓN (Malevich).

ARQUITECTONA
Malevich al decir “Dios no ha sido desterrado”, se refiere a la naturaleza y a sus innumerables facetas, del milagro que toda ella está incluída en una pequeña semilla y, sin embargo, no se le puede abarcar. Del mismo modo El craneo del hombre es también el cosmos.
Lo que más apasiona a Malevich, es la arquitectura. Ve en ella una posible síntesis de todas las artes: La obra arquitectónica es un arte sintético y por eso se debe unir a todos los dominios del arte. Evidentemente, la arquitectura de Malevich es de entrada utópica, pero vuelve a la tierra con un nuevo tipo de investigación de la mano con las nuevas tecnologías de la época, las Arquitectonas que también son esculturas con una gran inventiva y una diversidad de soluciones prácticas.
Junto a El Lissitzky, arquitecto profesional, desarrolla este conjunto de cuerpos trridimensionales que reciben el nombre de Arquitecton. La forma básica es el cubo, al que se añaden otras figuras cúbicas amontonadas horizontal y verticalmente.
En los estudios no se impusieron delimitaciones académicas, se trabajaba conjuntamente en la “transición hacia la arquitectura” (Lissitzky). La creación arquitectónico-plástica constituye el fundamento para la creación práctico-terrenal, es decir, para la construcción revolucionaria. Los experimentos están en consonancia con la torre dinámica para la Tercera Internacional de Tatlin o el proyecto de Chashnik para una tribuna suprematista. Todas estas obras constituyen parte integrante del estilo formal internacional que estaba evolucionando en los años veinte, paralelamente a las creaciones que surgían en la Bauhaus de Dessau y en el grupo holandés De Stijl.
Walter Gropius declaró: El objetivo de la Bauhaus no es propagar un estilo, un sistema, un dogma, una fórmula o una moda, sino lisa y llanamente ejercer una influencia vital sobre la planificación arquitectónica. Al igual que Malevich, Gropius busca una línea a seguir, frente a esto Malevich viaja a Berlín en 1927 para conseguir una plaza como profesor en la Bauhaus, pero la ideas de Malevich sobre un arte libre que se base en el puro sentimiento entran en contradicción con el concepto de la Bauhaus de unir el arte y la técnica.
El pensamiento de Malevich va más allá y cede el “suprematismo arquitectónico a los jóvenes arquitectos” y dedica sus esfuerzos a penetrar en el fuero interno del hombre, intenta ilustrar lo que se puede “descubrir en el espacio infinito del cráneo humano”.

PUESTA EN ABISMO
La propuesta de Malevich no era una máquina -como se podría pensar en un primera 'imagen'- sino más bien era crear un entorno multifuncional, una hibridación de usos, paisajes, programas, actividades y espacios multifuncionales y reinventado de "naturaleza" mixta.
La apuesta de la arquitectura, hoy por hoy, es la del mundo digital; un estrato que superpone a una geografía humana ya existente; esto dado por la globalización. La velocidad, la constante interacción y la nueva geografía formada por los estratos culturales, sociales y técnicos, ha hecho 'mutar' la arquitectura. Malevich en ese sentido (mucho antes) formuló con las Arquitectonas una transversalidad, veía a la arquitectura no ensimismada, sino interactiva. Esta dinámica (o interacción) del suprematismo tridimensional, son una forma visionaria de tener relación sobre las fuentes de energía y las estaciones espaciales.
La viga será fundida a partir de todos los elementos, a imagen del globo terrestre que lleva sobre él la vida de las perfecciones, de modo que cada cuerpo suprematista construido se insertará en la organización natural conforme a las leyes de la naturaleza física, constituyendo por sí mismo un nuevo satélite (Malevich)
El tiempo es un nuevo material del proyecto. La arquitectura como proceso abierto, como acto no finito, necesita saber incorporar el tiempo a la partitura de su organización. (vicente Guallart).
La trascendencia de Malevich radica en la creación de obras donde la forma y el color son autosuficientes y la superficie cromática, la factura, adquiere valor propio. La forma del cuadrado, creada en 1913, se convirtió en el símbolo de la modernidad, en el lenguaje de un arquetipo racional. El cuadrado como forma básica del arte de la no objetividad fué y todavía es un reto para muchos artistas y ha motivado una gran variedad de obras.
Si hoy somos concientes de un cambio radical en nuestra interpretación del espacio y al espacio-tiempo actual (relativo), tendemos a expresar una indeterminación con respecto al espacio. Malevich al capturar el tiempo -y no reproducirlo- en sus arquiotectónas, nos da a entender que del espacio público hemos pasado al espacio racional. Hoy se ha pasado a la e-topía, donde el espacio público existe sólo en la red (internet). Para Malevich la captura del tiempo, llevada al espacio, es a través de la sucesión de cubos, que amontonados horizontal y verticalmente, dan forma a la arquitectona.
"Al hablar, las cosas se consumen y aparecen otras nuevas: avanzar, dejar unos temas y empezar otros, describir trayectorias, hacer viajes en la mente. Existe una arquitectura así, hecha de capturas -en el lenguaje soriano, otro sofista- mezclas instantáneas, apaños, jirones; mezclas que siempre pasan desapercibidas a los profesionales del comentario (el comentario es lo contrario de la conversación). (Ábalos, Iñaki; Herreros, Juan, "Una conversación", CIRCO 9, 1993)
Entendemos ahora las arquitectonas de Malevich (esta forma visionaria de tener relación sobre las fuentes de energía y las estaciones espaciales) en un estado de ANTIGRAVEDAD; estado potencial para la arquitectura avanzada. Así las tres dimensiones se equilibran y se le da mayor importancia a la cuarta dimensión: EL TIEMPO.
Hoy la arquitectura, en el sentido de la captura del tiempo, aparecen nuevas ideas que involucran a la ciencia de la forma -basada en la geometría fractal- la de la ciencia dinámica -basada en el caos- y la ciencia de la función -basada en la autoorganización- marcan una nueva busqueda (Batty, Michael, "sobre el conocimiento de la ciudad", Fisuras 5, 1996)
Si adaptamos la energía como potencia, impulsos, estímulos y desencadenantes, se reactivaría un entorno (a través de un proyecto) y el dinamismo y la energía que determinan el arte de Malevich, que se reproduce en la arquitectonas, relacionan así "con el espacio y no con los objetos".
Creo que así la propuesta de Malevich, se adelanta y hace pensar (hoy) que la arquitectura está abandonando (o ya abandonó) su papel de soporte para convertirse en una instalación que no sólo integra habitantes y entorno, sino también analiza su papel en las transformaciones cotidianas e históricas.

1 comentario:

  1. Buena oportunidad para que los jóvenes amplíen su curriculum, otra opción es complementar su formación con cursos a distancia, yo he tenido muy buenas experiencias con la plataforma euroinnova formación. Os dejo el enlace, un saludo
    https://www.euroinnova.edu.es/Master-En-Diseno-Grafico-Online

    ResponderEliminar